Marine Seghezzi

img_20160513_093221

Me llamo Marine, tengo 19 años, soy francesa y ahora estoy estudiando en Montreal, en Canadá. Durante 6 semanas entre los meses de mayo y de junio, apoyé la fundación de Pies Descalzos en el colegio que tiene en Cartagena.

¿ Por qué quisiste ser voluntaria?

A mi, me encanta la cultura Sur Americana. Viví en Venezuela de 2010 hasta 2013 y quería recobrar la cultura Sur Americana, pero también el ambiente característico de la región del Caribe y hablar de nuevo en español. Nunca había trabajado con niños antes, pero me gustaba la idea de trabajar con niños y enseñarles el ingles. Para mi, el ingles siempre ha sido algo que quería dominar y después de años de trabajo, me gusta compartir mi conocimiento sobre esta materia. Por eso el voluntariado era la mezcla perfecta para regresar a américa del sur  y al mismo tiempo enseñar el ingles a niños.

 ¿Cuál era tu percepción de Colombia antes del viaje?

En 2011, vine a pasar una semana en Cartagena para visitar la ciudad. Después de esta visita, tenia en la mente un centro histórico y unos monumentos preciosos y también de las playas. Esta vez, regresé para vivir y conocer la ‘otra Cartagena’. El contraste entre las dos partes de la ciudad es chocante por la diferencia de riqueza. Colaborando con la Fundación Pies Descalzos, trabajo con niños que vienen de medios difíciles, a menudo viven en familias descompuestas y ensambladas. Los niños aprenden a proteger sus cosas personales y no les gusta compartir lo que tienen y están acostumbrados a arreglar problemas a través de peleas.

¿Cómo te han tratado las personas de Cartagena?

En Cartagena, estoy viviendo en la casa de una familia que vive cerca del colegio. Tengo la suerte de llevarme bien con la familia quien me hace descubrir la cultura Colombiana, (visitas de la ciudad y compartiendo conmigo su comida). En el colegio, los estudiantes son niños con mucha energía y es a veces difícil para ellos de quedarse sentado y escuchar el curso, pero también, son niños curiosos y tienen mucho amor y por eso nos entendemos bien. Los profesores de la escuela tienen respeto por el trabajo que hago con el colegio y los niños, nuestros diálogos empiezan y terminan en el salón de clase.

¿ De qué manera estas apoyando al colegio? ¿De qué forma crees que estas influyendo en la formación académica de los estudiantes?

En el colegio, estoy enseñando inglés a niños de 1°, 2° y 3° grados. También ayudo los profesores durante la hora del almuerzo. Mi trabajo consiste a preparar cursos de inglés para los estudiantes y de esta manera ayudar el colegio a fortalecer la educación de los niños. Pero, mi tiempo en el colegio no se resume solamente a las horas de clase y del almuerzo sino también a la hora del descanso porque los niños son curiosos y un extranjero les intriga. Juntos compartimos nuestras culturas, yo les hablo de la nieve y del invierno Canadiense, de la ciudad de París que vieron en la película Ratatouille y ellos me hablan de sus familias, de las cosas que les gustan hacer durante sus fin de semana.

Anuncios

Xavier Franquesa

testimonio-voluntariado-xavier-franquesa-01

En un principio lo que me motivó a venir a Colombia como voluntario fue mi mujer Laura. Ella era la que tenía muchas ganas de realizar un voluntariado. La idea era incluir en nuestro viaje una parte solidaria, donde poder ayudar a niños o comunidades vulnerables. Pero a medida que se acercaba el momento de empezar el voluntariado fueron creciendo en mi unas ganas de ver, conocer y ayudar a personas menos favorecidas y enseñarles todo lo que pudiera.

Ya sabíamos por la web de Pies Descalzos que la zona era muy pobre, pero cuando lo ves con tus propios ojos no deja de sorprenderte. Las casas echas con trozos de madera, las calles en mal estado, niños pequeños solos por el barrio, son cosas que uno no está acostumbrado a ver. Después llegas al colegio y el contraste es mayúsculo. Tan imponente, nuevo y en medio de este barrio tan pobre. El primer pensamiento al verla es: con esta escuela, los niños del barrio por fin podrán tener un futuro mejor.

Mi formación académica es el mantenimiento electromecánico de instalaciones por lo que mi perfil no encajaba mucho en esta escuela, pero mi gran pasión es el vídeo y la fotografía. A través de ello he podido participar en varios proyectos de la escuela como el Programa Padrinos o el Proyecto Contadores del Peyé, done ayudo a la Fundación y a los niños con mi material y mis conocimientos.

Mi experiencia está siendo de lo más positiva. A estos niños se les ve súper agradecidos con la escuela y con la formación que se les brinda. Me encanta mezclarme con ellos para hacer los proyectos y ver como se interesan por lo que haces, de donde eres, como es donde tu vives. En general, tanto alumnos como profesores, nos han acogido muy bien y han hecho que venir aquí cada mañana sea de lo más motivador.

Yo les estoy enseñando todos mis conocimientos en fotografía y vídeo y espero que a algún niño le sirva para despertar su pasión por este mundo o para encontrar un futuro profesional en este sector. Y en general, que estos niños reciban voluntarios de todo el mundo, les ayuda a conocer distintas culturas, distintas formas de trabajar y, por ejemplo, también les da la oportunidad de poder conversar con ingleses nativos, entre muchos otros beneficios.

Laura Armengol

img_20160524_113958

Me llamo Laura y vivo en Barcelona. Allí trabajo como asesora psicopedagógica en distintas escuelas e institutos de secundaria.

Conocí la Fundación por medio de un reportaje que se le hizo a su fundadora Shakira donde explicaba la misión de su fundación. Ya más adelante, cuando decidí hacer un voluntariado busqué en la web de la Fundación para ver si ofrecían ese programa y decidí presentar mi solicitud.

Como ya había visitado poblaciones y barrios muy pobres y vulnerables en otros lugares ya imaginé como podría ser esta comunidad. A pesar de todo me sorprendió mucho el estado tan deteriorado de algunas las construcciones alrededor de la escuela así como las muchas necesidades básicas que no están cubiertas en este barrio.

Desde mi posición colaboro con la psicóloga de la escuela en todas las cuestiones relativas al asesoramiento psicopedagógico de alumnos y profesores.

Creo que la mayor dificultad es adquirir un grado de organización óptimo para poder  garantizar una enseñanza de calidad y de excelencia. Para ello será necesario un grado de implicación muy alto de todos los agentes que prestan sus servicios en la escuela. Este objetivo será muy difícil de alcanzar sin un equipo trabajando cohesionado de forma permanente. Además toda la comunidad educativa debe compartir una misión y unos valores claros. Se necesitan generar dinámicas positivas y modelos de enseñanza alternativos en la institución para que estos traspasen a la comunidad. La comunidad a la que atiende la Institución no evolucionará positivamente si la Institución no lo hace.

Creo que el apoyo de los voluntarios es una gran ocasión para conocer y compartir. Los voluntarios ofrecen su experiencia y sus conocimientos y así los alumnos tienen la oportunidad de conocer otras formas de enseñar y de funcionar.

Manuela Molina

Mi nombre es Manuela Molina, soy de Cali, tengo 24 años y llevo dos meses compartiendo y construyendo junto a los niños de la Fundación Pies Descalzos en Chocó. Soy literata, psicóloga  e instructora de yoga para niños y actualmente trabajo como voluntaria en el barrio Montebello en Quibdó.

Manuela - LecturaMe trajeron hasta aquí las ganas de servir y compartir. Compartir lo que soy, lo que hago, en lo que creo. Lo que a mí me ha sanado y me llena el alma. Y creo que con literatura, yoga, respiración y una sobredosis de amor podemos mostrarles a nuestros niños que existe una manera diferente de hacer las cosas. Que hay una vía alterna a la violencia, que las emociones nos hacen más humanos, que podemos vivir en unidad, sin atacarnos, respetándonos. Dentro de los talleres y las sesiones de yoga he procurado que los niños aprendan a tratarse con amor, que resuelvan los problemas hablando, que cuiden el medio ambiente y entiendan por qué no deben botar la basura a los ríos. Que aumenten el sentido de pertenencia por la Fundación y la cuiden. Que se esfuercen y den su cien por ciento en todo lo que hacen, para que sean agentes útiles y proactivos dentro de la sociedad. De esta manera, mi labor ha estado en sembrar, a través del juego, del arte y de canciones, semillas de tolerancia, de respeto, de agradecimiento, de compasión. Y si tan solo una de esas semillas que he puesto llega a germinar en alguno de ellos sabré que todo ha valido la pena. Mis mayores retos han sido la paciencia y la tolerancia a la frustración. Mi mayor aprendizaje ha sido la humildad y a no dar nada por sentado. Mi ganancia más grande ha sido expandir mi zona de confort y la sonrisa cada mañana de Camilo, Daisury, Daniel, Yunier, Jhon Didier y los demás 70 niños que me llenaron el corazón mostrándome que la provisión de amor es inagotable.

Yoga para niños

Manuela - Yoga.JPGLas sesiones de Yoga para niños implementadas todas las tardes en la Fundación Pies Descalzos Quibdó busca fomentar la cooperación y el trabajo en equipo, a través de ejercicios y juegos que favorezcan el respeto por sí mismos y los demás, la escucha y la paciencia, la bondad y la sensibilidad. Las sesiones de Yoga integran posturas físicas y ejercicios de respiración. A través de ejercicios físicos se logra armonizar cuerpo y mente para liberar el estrés y emociones negativas. Las posturas fortalecen la estructura esquelética de los niños, corrigen su postura y desarrollan músculos motores. Por otro lado, las técnicas de respiración son una manera sencilla y efectiva que les permite a los niños la toma de conciencia del cuerpo, habitar el presente y estar atentos, conservar la calma, controlar sus impulsos y desarrollar al máximo su capacidad pulmonar. De esta manera, las sesiones de Yoga han logrado que aumenten los estados de reposo y tranquilidad que le permita a los niños bajar sus niveles de excitación lo cual contribuye a bajar los índices de agresividad, estrés e impulsos.

Defensores del medio ambiente

Manuela - Defensores del Medio Ambiente

El barrio Montebello en Quibdó, donde se encuentra nuestra Fundación y la sede educativa Maria Berchmans, presenta una problemática frente al manejo de las basuras. El camión de la basura no tiene acceso a este barrio por lo cual los desechos son depositados en las quebradas y en el monte. A partir del ejemplo de los adultos, los niños están habituados a tirar la basura al suelo y no entienden las consecuencias de esta acción. Así mismo, en el aula desperdician muchísimo papel y no tienen consciencia sobre los recursos limitados. A partir de esta problemática decidimos hacer, durante el período de vacaciones, una campaña para sensibilizarlos frente al cuidado del medio ambiente. De esta manera, se formó un grupo abierto llamado “Defensores del medio ambiente: No contamines mis selvas, no contamines mis ríos”, en donde participaron 15 niños. En los encuentros diarios se realizaron talleres lúdicos para enseñarles de dónde provenía el papel, las consecuencias de la tala indiscriminada de árboles, la consecuencia de contaminar los ríos, la importancia del reciclaje y la responsabilidad que tenemos los seres humanos de cuidar el planeta tierra. Dentro de las actividades destacadas se hizo una jornada de recolecta de basura en la escuela y se recuperó un espacio dentro de la Fundación que estaba lleno de basura, escombros y llantas. Este espacio se llamó “El rincón verde” y junto al voluntario Carlos Santana, encargado de la huerta escolar, se abonó y plantó, se hicieron materas en cemento que los niños después decoraron, se pintaron piedras y se pintaron y plantaron las llantas. Con esta iniciativa quisimos mostrar a nuestros niños su capacidad transformadora, además de empoderarlos para que sean una generación comprometida con su entorno.

Manuela - Despedida.JPG

 

Carlota Estera

Carlota Estera - CartagenaShakira es muy conocida en todo el mundo y en Barcelona en especial. Hace tiempo leí que había creado colegios en su ciudad natal Barranquilla y cuando ya viviendo en Cartagena y motivada en hacer un voluntariado en este país, descubrí que también habían sedes en Cartagena y Bogotá. Decidí escribir proponiendo mis conocimientos y me respondieron enseguida desde Bogotá para ponerme en contacto con la sede en Cartagena donde la fundación necesitaba apoyo para un proyecto ‘mi vida’ sobre el desarrollo personal y profesional de los alumnos. Un proyecto increíble en el que no dudé en involucrarme.

Cartagena fue la ciudad dónde decidí vivir y una vez aquí encontré el voluntariado. Vine a Cartagena por su color, ritmo y por amor.

Carlota Estera 2 - CartagenaEn estos momentos estoy impartiendo un taller sobre emprendimiento y preparando a los chicos y chicas de décimo para el kit emprendedores de la Caixa. Doce módulos de una hora cada uno en el que los alumnos van preparando sus propios planes de negocio por equipo. Los tres ganadores contarán con cierta ayuda para llevarlos a cabo y de esta forma se les prepara para participar en el concurso mundial el año que viene, en el que el mejor proyecto social será premiado con un viaje a Barcelona, asesoramiento de expertos y apoyo financiero.

Son chicos y chicas despiertos, divertidos, cariñosos. No vamos a negar que son charlatanes y a veces es difícil hacerlos callar pero cuando llegas al momento ideal, están atentos, motivados y tienen muchas ganas de aprender, sobretodo de experiencias reales.

Es una experiencia muy satisfactoria y enriquecedora, su alegría es contagiosa y si estos proyectos se llevan a cabo, quizá sea una de esas cosas que hagan que una persona alcance la felicidad por sentirse útil y con capacidad de compartir habilidades que mejoran la vida de unos jóvenes con muchas carencias. Te permiten creer o seguir creyendo que con aptitud y esfuerzo, todo es posible.

Uneymi Palacios

Uneymi Palacios Hinestroza - Quibdó

Primero que todo mi nombre es Uneymi Palacios Hinestroza, vivo en el barrio la cazcorva de la ciudad de Quibdó, además estudio trabajo social en la universidad tecnológica del chocó Diego Luis Córdoba, actualmente estoy realizando las prácticas en la fundación Pies Descalzos en la ciudad de Quibdó.

Sin embargo me motiva ser voluntaria en la fundación, porque primero que todo, me permite disfrutar de la satisfacción personal y así poder ayudar aquellos niños y niñas en su desarrollo social, de tal forma que esta experiencia ha sido enriquecedora para mi vida porque me ha permitido fortalecerme cada día más,  me permite poner en práctica todos aquellos conocimientos adquiridos durante la profesión  y sobre todo ser responsable con todas aquellas actividades asignadas.

Por otro lado, pienso que los voluntarios son importantes para el colegio y los niños porque permite colaborar o ayudar con todas aquellas actividades que se vayan a realizar dentro de esta.

Uno de los obstáculos que he encontrado fue que a la hora de llevarse a cabo unas de las actividades programadas en la fundación no se pudieron realizar por un inconveniente que se presentó dentro de esta y esto hizo que se aplazara la actividad.

Finalmente lo mejor que me ha dejado esta experiencia en la fundación es que pude adquirir nuevos conocimientos para mi vida profesional, de igual manera me sentí comprometida ejerciendo mi profesión como practicante de trabajo social, además es muy agradable trabajar con los niños de la fundación Pies Descalzos  porque puedo transmitirles mis conocimientos y así orientarlos para su  desarrollarlo social, poner en practica aquellos valores y las habilidades esenciales  para sus vidas.

Katina Leleki

100_2405Sigo Shakira desde Pies descalzos, desde que era una niña pequeña, estaba muy atraída por el mundo latinoamericano y recuerdo haber leído en español fácilmente por la edad de 8 de cuando yo apenas podía leer griego. En este momento sabía que era diferente y mis gustos eran distintos. Yo era todo acerca de la lectura sobre las culturas y tradiciones y el sentimiento de voluntad fue profundamente en mí. La música de Shakira y su historia me influyeron y yo me descubrí. Así encontré la Fundación Pies Descalzos y tuve la suerte de decir que me aceptaron.

Me gustaría poder hacer más desde aquí. No puedo decir que hice un montón de cosas. Acabo de ayudar con una traducción que, obviamente, significa mucho para la fundación pero yo estoy deseando hacer cosas nuevas y seré muy feliz de saber que incluso desde aquí, puedo poner un ladrillo sobre otro. Este es el único modo en que se logró algo.

Me creí en una familia excelente, compuesta por gente que siempre fue un gran apoyo para mí. Mi país es pobre y, a pesar de que estamos en Europa, no puedo decir que nos sintamos europeos. El sistema educativo es malo y los estudiantes, después terminar sus estudios, no tienen muchas posibilidades y lo único que están tratando de hacer es emigrar de forma permanente. Mi padre es un profesor de matemáticas y también ingeniero electricista. Ha estado estudiando toda su vida y esta es la imagen que tengo de él desde que era una niña. Yo creo que la educación es la llave para abrir muchas puertas. De esta manera tendríamos un mundo mejor, con menos nubes y más sonrisas.