Manuela Molina

Mi nombre es Manuela Molina, soy de Cali, tengo 24 años y llevo dos meses compartiendo y construyendo junto a los niños de la Fundación Pies Descalzos en Chocó. Soy literata, psicóloga  e instructora de yoga para niños y actualmente trabajo como voluntaria en el barrio Montebello en Quibdó.

Manuela - LecturaMe trajeron hasta aquí las ganas de servir y compartir. Compartir lo que soy, lo que hago, en lo que creo. Lo que a mí me ha sanado y me llena el alma. Y creo que con literatura, yoga, respiración y una sobredosis de amor podemos mostrarles a nuestros niños que existe una manera diferente de hacer las cosas. Que hay una vía alterna a la violencia, que las emociones nos hacen más humanos, que podemos vivir en unidad, sin atacarnos, respetándonos. Dentro de los talleres y las sesiones de yoga he procurado que los niños aprendan a tratarse con amor, que resuelvan los problemas hablando, que cuiden el medio ambiente y entiendan por qué no deben botar la basura a los ríos. Que aumenten el sentido de pertenencia por la Fundación y la cuiden. Que se esfuercen y den su cien por ciento en todo lo que hacen, para que sean agentes útiles y proactivos dentro de la sociedad. De esta manera, mi labor ha estado en sembrar, a través del juego, del arte y de canciones, semillas de tolerancia, de respeto, de agradecimiento, de compasión. Y si tan solo una de esas semillas que he puesto llega a germinar en alguno de ellos sabré que todo ha valido la pena. Mis mayores retos han sido la paciencia y la tolerancia a la frustración. Mi mayor aprendizaje ha sido la humildad y a no dar nada por sentado. Mi ganancia más grande ha sido expandir mi zona de confort y la sonrisa cada mañana de Camilo, Daisury, Daniel, Yunier, Jhon Didier y los demás 70 niños que me llenaron el corazón mostrándome que la provisión de amor es inagotable.

Yoga para niños

Manuela - Yoga.JPGLas sesiones de Yoga para niños implementadas todas las tardes en la Fundación Pies Descalzos Quibdó busca fomentar la cooperación y el trabajo en equipo, a través de ejercicios y juegos que favorezcan el respeto por sí mismos y los demás, la escucha y la paciencia, la bondad y la sensibilidad. Las sesiones de Yoga integran posturas físicas y ejercicios de respiración. A través de ejercicios físicos se logra armonizar cuerpo y mente para liberar el estrés y emociones negativas. Las posturas fortalecen la estructura esquelética de los niños, corrigen su postura y desarrollan músculos motores. Por otro lado, las técnicas de respiración son una manera sencilla y efectiva que les permite a los niños la toma de conciencia del cuerpo, habitar el presente y estar atentos, conservar la calma, controlar sus impulsos y desarrollar al máximo su capacidad pulmonar. De esta manera, las sesiones de Yoga han logrado que aumenten los estados de reposo y tranquilidad que le permita a los niños bajar sus niveles de excitación lo cual contribuye a bajar los índices de agresividad, estrés e impulsos.

Defensores del medio ambiente

Manuela - Defensores del Medio Ambiente

El barrio Montebello en Quibdó, donde se encuentra nuestra Fundación y la sede educativa Maria Berchmans, presenta una problemática frente al manejo de las basuras. El camión de la basura no tiene acceso a este barrio por lo cual los desechos son depositados en las quebradas y en el monte. A partir del ejemplo de los adultos, los niños están habituados a tirar la basura al suelo y no entienden las consecuencias de esta acción. Así mismo, en el aula desperdician muchísimo papel y no tienen consciencia sobre los recursos limitados. A partir de esta problemática decidimos hacer, durante el período de vacaciones, una campaña para sensibilizarlos frente al cuidado del medio ambiente. De esta manera, se formó un grupo abierto llamado “Defensores del medio ambiente: No contamines mis selvas, no contamines mis ríos”, en donde participaron 15 niños. En los encuentros diarios se realizaron talleres lúdicos para enseñarles de dónde provenía el papel, las consecuencias de la tala indiscriminada de árboles, la consecuencia de contaminar los ríos, la importancia del reciclaje y la responsabilidad que tenemos los seres humanos de cuidar el planeta tierra. Dentro de las actividades destacadas se hizo una jornada de recolecta de basura en la escuela y se recuperó un espacio dentro de la Fundación que estaba lleno de basura, escombros y llantas. Este espacio se llamó “El rincón verde” y junto al voluntario Carlos Santana, encargado de la huerta escolar, se abonó y plantó, se hicieron materas en cemento que los niños después decoraron, se pintaron piedras y se pintaron y plantaron las llantas. Con esta iniciativa quisimos mostrar a nuestros niños su capacidad transformadora, además de empoderarlos para que sean una generación comprometida con su entorno.

Manuela - Despedida.JPG

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s